Entre los múltiples dramas que enfrentan los niños que están a cargo del Servicio Nacional de Menores (Sename) está la falta de escolaridad. Así lo hizo ver recientemente la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, quien en la Comisión de Educación de la Cámara cuestionó al organismo ya que, a su juicio, no posee antecedentes sobre la asistencia, reprobación y retiro de sus niños a cargo.


“Tengo conocimiento, de la propia directora del Sename (Susana Tonda), de que hay niños a los que se les cancela la matrícula desde las escuelas públicas”, afirmó Muñoz, agregando que estos establecimientos los catalogan como escolares “complejos”. Por ello, ofició al Mineduc para que se evite la cancelación de matrícula de estos menores.


¿Cuál es la realidad escolar de los niños del Sename? Según informó este servicio a La Tercera, a fines de 2018 (que es la última estadística disponible) había 3.151 niños y niñas bajo su tutela, en organismos colaboradores (OCA) y en los Cread del propio ente, y de ellos 441 (14%) no asistían al colegio, por no tener matrícula o haber sido retirados del establecimiento. O sea, uno de cada siete niños no estaba escolarizado.


“Efectivamente, en la práctica hay dificultades para encontrar programas acordes para estos niños. Los colegios tradicionales no siempre cuentan con herramientas para apoyar de manera personalizada a los niños, quienes en ocasiones deben enfrentarse a situaciones adversas en términos de trato, o a una intervención educativa inadecuada a sus necesidades”, explicó el Sename.


Para enfrentar este escenario, el próximo año el servicio implementará un programa de Tutorías Pedagógicas, que buscará reforzar las habilidades sociales y de autoestima, a través de profesores que trabajarán en las residencias. La información levantada en la misma auditoría social arrojó que los niños pasan por el proceso de nivelación de estudios o inscritos para rendir exámenes libres.


Nudos críticos


Para la Defensora de la Niñez, hay nudos críticos en la relación entre el Sename y el sistema escolar que explican este escenario. A juicio de Muñoz, la oferta disímil de cupos escolares y la falta de cupos asegurados en colegios cercanos a los centros de cuidado fomentan esa desescolarización.
Pero los diputados de la Comisión de Educación de la Cámara tienen otros reparos. La presidenta de la instancia, Camila Rojas (Comunes), pide tener cuidado con “la falta de apoderados para los niños y niñas que viven en residencias, porque que haya niños y adolescentes bajo tutela del Estado que no reciben educación es muy preocupante”.


La diputada Cristina Girardi (PPD), en tanto, cuestionó la labor de la Defensoría de la Niñez. “Acá hay responsabilidades compartidas. Me gustaría saber si la Defensoría asume también su incumplimiento, porque si se trata de niños bajo tutela del Sename, la Defensoría debiese cumplir con un rol de apoderado, para asegurar que los estudiantes asistan al colegio”.