Hasta la sede de la Contraloría llegó esta mañana un grupo de estudiantes de la Universidad Arturo Prat junto a la diputada del PPD Cristina Girardi, para solicitar antecedentes de la denuncia que se presentó en diciembre contra un grupo de académicos de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de esa institución, en la que además está involucrado el exdecano y actual rector, Alberto Martínez.

La acción judicial fue presentada por un grupo de exalumnos a comienzos de octubre pasado en contra del recién nombrado rector, del jefe de carrera, Hugo Rodríguez, la director de docencia, Marianela Llanos, y el director de calidad, Evadil Ayala. En el escrito se les acusa de de asociación ilícita, apropiación indebida de propiedad intelectual y falsificación de instrumento público.

Según la denuncia, los profesores habrían publicado con sus nombres los trabajos de titulación de sus alumnos a quienes incluían como colaboradores. Un hecho, que según indicó Biobío en octubre, habría ocurrido durante diez años.


Pese a esto, Martínez, uno de los acusados, asumió como rector de la universidad a fines del mes pasado.

La diputada Girardi manifestó tras la reunión con Bermúdez que “vinimos a plantearle al contralor que nos parece preocupante que un rector con estos antecedentes asuma la rectoría de la universidad. Todavía no se  ha tramitado el decreto de nombramiento. El está asumido desde el 30 de diciembre pasado. Se reservó el número de folio para el decreto de nombramiento pero no ha sido nombrado y a pesar de eso está ejerciendo funciones”.

“En caso de que la Contraloría tome razón, nos gustaría que tuviera en antecedentes todas estas situaciones para ver la posibilidad de no dar curso a ese decreto de nombramiento o por lo menos verificar que se hagan los sumarios respectivos”, dijo.